El Ayuntamiento se reúne con establecimientos de hostelería para explicarles la ordenanza reguladora en torno a la exención de terrazas

25 representantes de establecimientos hosteleros de la ciudad se han reunido en la tarde de hoy en el Ayuntamiento de Antequera con el Alcalde, la Teniente de Alcalde de Comercio y técnicos municipales del negociado de Actividades. El objetivo, informar de la ordenanza reguladora de terrazas en la vía pública y la innovadora propuesta de exención de dicho impuesto siempre que se abra seis días a la semana, incluyendo viernes, sábado y festivos.
La reunión se celebró en un Salón de los Reyes totalmente lleno para la ocasión

 

 

El alcalde de Antequera, Manolo Barón, y la teniente de alcalde delegada de Empleo, Turismo y Comercio, Belén Jiménez, se han reunido en la tarde de hoy con más de una veintena de representantes de empresas hosteleras y de restauración locales que se han acogido a la exención del impuesto de terrazas en lo que supone una innovadora iniciativa para la reducción de la presión fiscal sobre "pymes" del sector.

Tanto el Alcalde como la responsable de Comercio, acompañados por técnicos municipales del negociado de Actividades, han informado a todos los presentes sobre la ordenanza fiscal número 18, reguladora de las tasas por ocupación de terrenos de uso público por mesas y sillas con finalidad lucrativa, y que como novedad incluye la exención de dicho impuesto a los establecimientos que decidan abrir seis días mínimo a la semana, incluyendo los viernes, los sábados y los festivos. La consecuencia de esta medida, impulsada por el actual equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Antequera, es que un establecimiento hostelero con terraza se ahorrará entre 2.000 y 4.000 euros de media al año en dicho concepto, cifra que depende del número de sillas y mesas con que se cuenten y de la categoría de la calle en cuestión.

Belén Jiménez ha aclarado que este jueves 1 de marzo se iniciaba el período en el que los establecimientos hosteleros que deseen no pagar el impuesto de terrazas en vía pública, tengan que tener dichos establecimientos abiertos al público en las condiciones ya expuestas. También les ha aclarado que el plazo al que se somete dicha condición abarca hasta el próximo 31 de octubre, siendo esta una medida que pretende desarrollar un doble objetivo: reducir impuestos a pequeñas y medianas empresas del sector y contribuir a una mayor apertura de estos establecimientos de cara a fomentar el Turismo y la oferta hostelera que se ofrece tanto a visitantes como a vecinos de la ciudad, fomentando así el consumo en la misma.

El alcalde Manolo Barón considera que esta innovadora iniciativa de exención del impuesto de terrazas supone "un paso más para la consolidación de la oferta en una ciudad que pretende de esta manera ser más abierta desde el punto de vista de la hostelería, complementándose con las acciones que ya se están llevando a cabo en torno al auge del turismo patrimonial y cultural de la ciudad". "Se trata de una importante ayuda fiscal para las ‘pymes’ de un sector, el de la hostelería, imprescindible también para el reclamo turístico de nuestra ciudad", concluye Barón.

Los hosteleros, por su parte, realizaron diversas preguntas al respecto que fueron solventadas sobre la marcha para aclarar que es lo que tienen que hacer para acogerse a esta exención de impuestos, medida que han acogido "con agrado y satisfacción".