La revisión del Catastro que ya desarrolla el Ayuntamiento de Antequera provocará para el 2013 un descenso generalizado en el IBI respecto al año anterior

El Pleno Ordinario del Ayuntamiento de Antequera del próximo lunes, atendiendo lo estipulado por la legislación vigente, procederá a la aprobación provisional de los tipos de gravamen del Impuesto de Bienes Inmuebles del municipio de Antequera para el ejercicio de 2013. La renovación catastral impulsada por el equipo de Gobierno permitirá que los antequeranos tengan que pagar menos por el IBI gracias a la regulación que se está realizando.
_PATQESCUDOnew

 

 

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Antequera llevará para su aprobación provisional, en el pleno del próximo lunes, los nuevos tipos de gravamen del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) urbano y rústico concernientes a nuestro municipio. Se cumple así con los plazos establecidos por la Dirección General del Catastro que establece su aprobación antes del próximo del día 1 de julio. Se propone así la aprobación del 0,84 por ciento como gravamen del IBI urbano y del 0,78 para el rústico, siendo el coeficiente de cálculo de la reducción de la base imponible aplicable a las construcciones sobre suelo rústico del 0,8.

 

Esta determinación para el año 2013 se establece considerando que, lo recogido en el artículo 8 del Real Decreto Ley 20/2011 de 30 de diciembre, no es de aplicación al municipio de Antequera, ya que la Ponencia de Valores Total se aprueba en 2012 y por tanto el tipo de gravamen no podrá ser inferior al vigente en 2011, debiendo estar dentro de los límites establecidos en el artículo 72 del citado texto refundido (1,10 por ciento para urbana y 0,90 por ciento para rústica).

 

El acuerdo plenario se trasladará a la Gerencia Provincial del Catastro y se incorporará en la nueva redacción de la ordenanza fiscal número 1 que regula el Impuesto sobre Bienes Inmuebles para el año 2013. En este sentido, el alcalde Manolo Barón destaca el hecho de que la revisión catastral que se está llevando a cabo en la actualidad permitirá una mejor baremación de los inmuebles que redundará positivamente en los bolsillos de los contribuyentes, con un descenso generalizado en el pago a realizar respecto al 2012.

 

Además, gracias a esta nueva revisión se conseguirá que tributen todos los antequeranos que poseen un inmueble, circunstancia que no ocurría hasta ahora. Si la revisión del Catastro se hubiera hecho cuando tocaba –es decir, en 2011– este año 2012 no se hubiera apreciado tanto el aumento del 10 por ciento, porque las viviendas tendrían un valor más ajustado a la realidad actual.