Los aseos del Parque Atalaya vuelven a ser abiertos al público tras el arreglo de los mismos

El Área de Mantenimiento, Parques y Jardines del Ayuntamiento de Antequera informa de la reapertura, desde hoy miércoles 7 de marzo, de los aseos del Parque Atalaya-Gandía tras la reparación de los mismos en una actuación que, a consecuencia de los actos vandálicos, ha tenido un coste de 3.000 euros.
Imagen de los aseos ya arreglados y rehabilitados

 

 

El teniente de alcalde delegado de Mantenimiento, Parques y Jardines, Andrés Calvo, confirma la conclusión de las tareas de rehabilitación de los aseos situados en el parque público Atalaya-Gandía. Los numerosos desperfectos ocasionados por el vandalismo habían obligado a la clausura de estos aseos, durante quince meses, hasta el día de hoy, momento en el que operarios del parque han vuelto a abrir al público los mismos tras unas obras de rehabilitación que han supuesto una inversión de 3.000 euros.

Dicha reparación ha consistido en la renovación de parte de la solería y del alicatado, la reintegración de yesos en los techos, varios arreglos de fontanería, instalación de un nuevo cableado eléctrico y de nuevas puertas metálicas, colocación de nuevas luminarias y pintado de todos los paramentos. En esta intervención han participado una cuadrilla de albañilería, un fontanero, un electricista y un pintor.

Andrés Calvo manifiesta su satisfacción "por poder volver a poner a disposición de los ciudadanos que transitan el parque unos aseos necesarios y que, por motivos ajenos a nuestra voluntad, tuvieron que ser cerrados ante la oleada de actos vandálicos en los mismos. Ha sido un tema muy valorado por nuestros técnicos ante la incipiente demanda ciudadana que existía al respecto, hecho por el que hemos tratado de conceder la máxima prioridad posible a su rehabilitación". Además, el responsable del Área de Mantenimiento hace un llamamiento al civismo y al respeto por unos espacios que, como el caso del Parque Atalaya-Gandía, son de todos los antequeranos, exigiendo por tanto el máximo cuidado posible de los mismos "para que el dinero que en su día se invirtió en su construcción no vuelva a caer en saco roto a consta del bolsillo de todos los antequeranos por la falta de respeto y consideración de unos pocos".